El incendio que se extendió casi por una semana desde el pasado 17 de agosto es considerado el más destructivo del año 2019 que arrasó un área de unas 12.000 hectáreas y provocó la evacuación de más de 10.000 personas.

Algunas hipótesis indican que el incendio pudo haber sido causado intencionalmente mientras que también se investiga si fue causado por un cable perteneciente al tendido eléctrico de la Heredad de Aguas de Araucas y Firgas, aun cuando el origen no se ubica dentro de sus terrenos.

Los municipios afectados fueron Vega de San Mateo, Vallesco, Tejeda, Artenera, Moya, Santa María de Guía, Agaete y Gáldar desde donde tuvieron lugar los desalojos.

Reserva de la Biosfera afectada

Parte de las 7.500 hectáreas de los bosques de pino canario declarado espacio protegido por la Unesco y pulmón vegetal de Gran Canaria además de ser el hogar de variadas especies originarias que pudieran verse en peligro, consideran los expertos.

Ángel Víctor Torres, presidente canario, indicó que el incendio es un “drama medioambiental” y los equipos de trabajo dirigieron todo el esfuerzo a resguardar las áreas habitadas.

Se estimaba la perdida de gran parte de la zona debido a las llamas y la dificultad para el ingreso a la zona. No obstante, algunas zonas no fueron alcanzadas por el voraz incendio.

Impacto económico

Han sido variados los aspectos que se han visto afectados debido a la voracidad del incendio, afortunadamente con las acciones implementadas por las autoridades no se reportaron pérdidas humanas

Los expertos consideran que el impacto está muy por encima del promedio de grandes incendios forestales ocurridos en España.

Es difícil poder dar cifras exactas debido a que hay muchas variables en cuanto las especies afectadas, tipo de árboles quemados y otras circunstancias.

El experto en incendios forestales y vocal del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales, José Ramón González, explicó que la riqueza de la costa canaria está muy relacionada con lo que tiene en la cumbre y en los montes. Refiriéndose a los nutrientes. Un daño arriba tiene un efecto demoledor en el conjunto de la isla.

Acotó que puede producirse afectación en el turismo, que es fuente de ingreso significativo para la isla, dado que “en términos generales, a espacios protegidos y zonas muy, muy especiales que tienen un valor ambiental muy alto”.

El coste de la eficacia

La seguridad y capacidad de repuesta requiere de una inversión importante y muy bien dirigida, por ejemplo si desea resguardar su hogar debe estar dispuesto a cumplir fielmente las indicaciones del cerrajero para optimizar la acción, de la misma manera debe ser cuidadosamente estudiada la difícil orografía canaria para lograr que los helicópteros y brigadas de la islas sean de las más efectivas del mundo.

El coste por labores de extinción en el archipiélago está muy por encima de lo que se requiere en toda España, por lo que la efectividad y capacidad para extinción en Canarias es de las más altas y conjuntamente con las de España sus operativos están entre los mejores del mundo.

En las labores de extinción trabajaron entre 500 y 600 personas en distintos turnos, además se utilizaron un hidroavión, 11 helicópteros y un avión.