Este es un mundo donde los grandes contrastes están a la orden del día y en algunos países se están llevando las actividades con relativa normalidad pero en otros la realidad dista mucho.

Por ejemplo en algunos eventos deportivos recientes vimos estadios llenos de personas en Países Bajos, Hungría y otras localidades europeas.

Sin embargo la realidad es muy distinta en Suramérica donde en algunos países continúan confinados debido al alto índice de personas contagiadas.

Por ejemplo en Brasil se han observado en días recientes nuevas manifestaciones del virus e incluso mucho más fuertes que la anterior.

Sin embargo la situación de dificultad no se ha visto solo en América del sur, en Europa también se observan besos contrastes, ese es el caso de Madrid por ejemplo.

En la capital española se ha podido observar una gran cantidad de contagios que no han permitido tener una mayor libertad de las diferentes medidas de bioseguridad.

En septiembre se espera que sea un mes clave para el inicio de varias actividades, si ese es nuestro caso ¿hemos pensado en que mediadas tomar ante el cambio de circunstancias?

Los que tendrán que trabajar

En muchos lugares ya se están preparando para retomar algunas actividades laborales, y la verdad es que la realidad del trabajo es muy distinta para todos.

Por ejemplo si antes durante el confinamiento tenias la tranquilidad de estar en el hogar sin mayor perturbación la realidad será otra en asuntos como la seguridad.

Los cerrajeros Casteldefels aconsejan que cuando se producen estos cambios de circunstancias es bueno aumentar la seguridad porque las propiedades quedarán más tiempo solas.

Es bueno entonces tomar las precauciones necesarias y plantearse posibles escenarios que se puedan presentar, tomar en cuenta cuanto tiempo se tendrá que ausentar y como reforzar la seguridad.

Igualmente si tiene que trasladar para trabajar e incluso en el mismo trabajo es bueno que se evite relajar las normas de bioseguridad, hay muchas personas que ya no ven necesario el usar antibacterial.

 Esto puede resultar en un gran error pues la realidad es que buena parte de la población no se ha vacunado y según se sabe no es garantía de que no puede adquirir el virus si vuelve a exponerse.

La sensatez entonces dicta que se debe seguir cuidando pues realmente la situación es seria. Y hay que admitir que en un principio muchos cuestionamos las medidas considerando que eran un poco extremas.

La realidad de hoy nos muestra que la manera en que a veces se enfrentó el problema fue bastante temeraria y en algunos casos irresponsable por quienes pensaban que sería algo pasajero.

Los que se quedan en casa

Son muchas las empresas que han decidido que por medidas de salud y seguridad se continúe con el trabajo desde casa por lo que se debe continuar en esta rutina de labores.

La recomendación es que en estos casos nos esforcemos por mantener una actitud positiva y no desesperarnos, tratar de hacer de ese ambiente de trabajo en casa algo agradable y cómodo, pero que permita concentrarse.